19 feb. 2009

Arrebato de honestidad.

Si fuese rey conduciría a mi pueblo a la república. Si fuese rico, lo conduciría al comunismo. Si fuese presidente del gobierno, lo conduciría al anarquismo. Si fuese Dios, lo conduciría al ateísmo. No es que sea pesimista o un patoso, simplemente es que no me gusta ser quien parte el pastel. Para ti el pastel, yo no lo quiero idiota. Prefiero morirme de hambre a morir lenta y dolorosamente por comer algo en mal estado. ¿Tal vez debería tratar de ser un Dios, rey, rico y presidente? Pero si fuese todo eso correría el peligro de que el poder me cegase y yo antes muerto, que dejar que el poder me corrompa, prefiero seguir siendo libre a mi manera. Aunque no puedo ser libre sin acabar con los ricos, los gobernantes, los reyes y los dioses, con lo cual...la vida es una mierda.

3 comentarios:

L . dijo...

Todo es una contradicción: El poder cohibe la libertad, pero sin él no se puede llegar a ser libre. Así es la vida...
Un beso.

L . dijo...

¡Por cierto! me gusta el toque que le has dado al blog.

cuenk dijo...

Gracias, como administradora, tambien puedes colaborar en el diseño creo.