18 feb. 2009

¿Existe el amor?

Si vais en busca del amor, dejad de buscarlo, no existe. El amor no es más que compromiso, responsabilidad y una lucha de poderes, todo junto, agitado y revuelto. El amor no es más que un mecanismo de coacción y manipulación mediante el cual dos personas se aprovechan mutuamente la una de la otra en un tira y afloja por conseguir el poder. ¿No me creéis? O acaso ¿No queréis creerme? Pensadlo bien, en la sociedad actual las cosas van de la siguiente forma: Uno se enamora de alguien, le dice que el amor que siente por esa persona está por encima de todo (la primera mentira), pero luego resulta que al chico se le van los ojos detrás de otras mujeres. Ella le descubre y se enfada, ella le quiere solo para ella, quiere que solo tenga ojos para ella. El primer indicio de que el amor implica posesión y sumisión. Ella empieza a desconfiar de él, le controla y actúa como una celosa, no soportaría que le robasen a su chico, es suyo y ella su dueña. Empieza la tiranía del amor, continuas discusiones y peleas por culpa de la desconfianza. Ella ya no tiene miedo a que él deje de quererla, tiene miedo de que otra se lo robe. Está dispuesta a discutir con él, a poner en jaque su amor, por impedir que él salga con sus amigos de fiesta, evitando así que le pueda ser infiel. Él se mosquea, no soporta verse como un calzonazos, no soporta que ella le mangonee. Empieza a arrepentirse de haberse declarado, piensa que la boda le demostrará a ella que él la quiere de verdad. Pero la boda no es más que otra prueba de la corrupción del amor, que irónicamente se vende como el mayor acto de amor que pueden realizar dos personas. Y un huevo… Me niego a entenderlo de ese modo ¿De que sirve tanta parafernalia? ¿Por qué es necesario someter el amor al poder de la iglesia o al poder judicial? ¿Qué mierda de amor es aquel que una tercera persona trata de atar a través del poder? ¿Qué mierda es esa? Una bien grande porque desde que se casó las cosas van de mal en peor para la pareja. La monotonía y los celos de ella, impedían que él intentase complacer a su amada, impedía que su amor se avivara. La frialdad de ella iba ahogando el fuego. Él harto de ser un calzonazos, ella, harta de que su chico saliese tanto con sus amigos. Él una noche decide serle infiel, ella, no se entera. Él encuentra en la nueva chica lo que no encontraba en su esposa, esa entrega, ese amor. Su mujer al final se entera, divorcio, separación de bienes, todo bajo el yugo del poder se rompe. Él por fin es feliz con su amor, pero ahora es él, el que desconfía. Piensa, si yo he sido capaz de serle infiel a mi mujer esta puede hacerme lo mismo. Vuelven las discusiones, las peleas, la falta de libertad, los maltratos. De hecho ¿Cuál es la típica escusa que utiliza todo maltratador? Le pegaba porque era mía. La nueva lacra, la nueva epidemia que se cierne sobre este y otros países viene producida por la tiranía del amor. Los maltratos no son más que el fruto de un amor atado entre cadenas de poder. Ella tiene miedo al divorcio, tiene miedo porque en un momento determinado se lo entregó todo a él. Siente que se quedará sin nada si se queda sin él. ¿Tal vez deberíamos prohibir que la gente se case? Pero eso supondría un trauma para la iglesia ¿De que iban a vivir entonces? Muchos estaréis pensando, casarse es algo bonito, no tienes porque prohibirlo. Pero ese argumento no me vale, yo no le podría decir a una chica cuyo novio es un futuro maltratador que se case con él porque casarse es bonito, estaría condenándola (Aunque como entenderéis, no estoy programado para prohibir nada, no es mi estilo, yo prefiero aconsejar y luego cada cual que haga lo que le salga de los… Además aunque tuviese el poder de prohibirlo ¿Qué clase de lobo sería si me entregase al poder?) Como veis el amor no existe, hoy en día está infravalorado, es más me atrevería a decir que no tiene valor alguno, que es todo poder. Sin ir mucho más lejos en el tiempo, mirad San Valentín. Es la mayor prueba de todas de que el amor está infravalorado. Por favor ¿Soy el único que piensa que San Valentín no es más que un día de consuelo para todos aquellos que no han amado el resto del año? De qué sirve dedicarle un día al amor, si el resto del año lo pasamos discutiendo con cara de asco. (Ocurre lo mismo con el día de la paz.) Yo, como siempre voy contracorriente, pienso pasarme el día de San Valentín con cara de asco, para así poder amar los 365 días del año.

Pero no temáis, para todos aquellos que crean en cuentos de hadas y en el amor, les diré que no lo tienen perdido. El amor existe, simplemente hay que librarlo de esas pesadas cadenas para que pueda fluir. Un amor que fluye es amor, es amor de bestias, amor de lobos… Él se enamora de una chica, le confiesa su amor, ella le dice que siente lo mismo. Él no tenía miedo a que ella le rechazara, para él, el amor es algo que fluye, un rechazo es tan solo un golpe que le encamina hacia alguien que le quiera de verdad. Muchas le rechazaron, pero por fin sabe que lo que él siente por ella es directamente proporcional a lo que ella siente por él. Sabe que cuanto más amor le muestre sin llegar a ser un pesado, más enamorada estará ella de él. Aunque a simple vista esto pueda parecer un acto de coacción e interés, hay algo más. Ya que en el amor entre bestias no hay lugar para la coacción, los celos, la posesión, las infidelidades, las mentiras, la imposición de poder... No hay lugar para nada de eso porque este tipo de amor va más allá de todo poder. Es un amor completa y absolutamente libre, sin ningún tipo de ataduras. “Un amor tan libre no puede durar, tarde o temprano aparecerán infidelidades, con tanta libertad es normal.” Eso pensaría todo ser instaurado en la sociedad del poder como unificador de esta. Pero las bestias saben que no hay mayor acto de amor, mayor incluso que el pésimo acto de casarse, que confiar plenamente en el ser amado. Entra en juego la sinceridad, clave del éxito del amor entre bestias. Confían tanto el uno en el otro que pueden hablar sin miedo de cualquier tipo de cosas. Un día ella le cuenta que hay un chico en su trabajo que le gusta, que le gustaría enrollarse con él. Su novio se ríe y le dice “Pues ¿A qué esperas? Díselo a él, si cae bien y sino pues no pasa nada.” Ella sonríe, le dice “Pensé que debía decírtelo antes.” Él sonríe y contesta “Me parece bien, pero sabes que te quiero, sabes que tu felicidad está por encima de la mía. Mientras tú me quieras no tengo de que preocuparme.” Ella sonríe “¿Cómo no voy a quererte? Eres lo más grande que me ha pasado, ese tío es tan solo un capricho. Bueno, si me lío con él ya te contaré, cariño.” La pregunta es ¿Pensáis que él es idiota por actuar así? ¿Parece un poco idiota no? Deja que su novia le ponga los cuernos como si nada. Pero el amor es lo que tiene, que vuelve idiota a la gente. ¿Seguro que es tan idiota como parece? Pensad que cualquier otro día puede ser él el que quiera liarse con otra chica por capricho. ¿Ahora pensáis que es un capullo? Yo pienso que es un tío de lo más feliz, con una novia de lo más feliz que le quiere tanto o más como él la quiere a ella. Ya es más de lo que puedo decir de la otra pareja, la de la tiranía de amor. De ellos pienso que son los verdaderos idiotas, idiotas por ahogar su amor entre tanto poder. De nuevo parece ser que “mi teoría” vuelve a corroborarse, sin poder la gente es más feliz, porque sin poder son más libres. El amor no debe poseer a nadie, debe fluir como un río y cada cual debe ser libre de decidir sobre que aguas navegar…

Disculpen si el texto está un poco espeso, pero redactar lo que pienso a veces es tan complicado…



7 comentarios:

L . dijo...

Completamente de acuerdo. En primer lugar, estoy en contra del matrimonio, ya que éste es sólo un rollo para ¿demostrar amor por la otra persona? No. Es sólo una manera de atarse, de imponer la obligación de amarse. Si dos personas se quieren, se quieren y punto ¿para qué el matrimonio? La posesión (de lo que hablé el otro día) se confunde con amor, y no se dan cuenta que es sólo un acto de egoísmo: "Eres mía" menuda frase más egoísta y erronea... esta gente no entiende que las personas no son de nadie, si quieren que algo sea suyo, que se compren un muñeco. Por otra parte, si mi novio me dijera que tiene el capricho de liarse con otra, de acuerdo: él es libre, yo también, y no le prohibiría que lo hiciera, pero imagino que en el fondo me molestaría, por mucha confianza que tuviera en él.
En fin... amor libre, hermano xD.
Un besoo!

Ana dijo...

Cuando he empezado a leer el texto, iba a reprocharte el enfoque que le habías dado, desde el punto de vista del chico. Luego ya lo has arreglado jeje.
A ver, el matrimonio no debe ser algo clave en una pareja. Puede ser un paso más, pero nunca utilizado como solución a los problemas o como una forma de posesión.
El amor sí existe y va más allá de lo que tú has explicado. Te has dejado llevar por la idea que hay en la sociedad sobre el amor. ¿Dos amigos no se aman? ¿Unos padres no aman a sus hijos? El amor es mucho más grande de lo que puede abarcar una pareja. Creo que no hay amor más puro que el de una madre a sus hijos. Sin reproches, sin intereses, sin condiciones...
Supongo que has tenido o tienes pareja , ¿no? ¿De verdad te gustaría que tu pareja tuviese relaciones con un "capricho"? Piénsalo, de corazón. No creo que te agrade ni que lo aceptes así sin más, aunque no sea "tu posesión".
Un beso.

cuenk dijo...

Empieza el debate a tres bandas, vamos a ver... Difícil… En primer lugar decir que se muy bien que el amor va más allá del amor entre dos personas de distinto sexo, esto era solo un ejemplo y en parte una protesta del día de San Valentín. Por supuesto que dos amigos pueden amarse, es más reconozco que hay amistades más amorosas que muchos amores no se si se me entiende… He tenido novias y espero seguir teniéndolas y ante lo del capricho (la verdad es que lo de capricho suena un poco despectivo.)… No se, llámame raro, hipócrita o falso, pero a mi parecer y a mi forma de ver las cosas pienso que mientras ella te siga queriendo no hay motivos por los que preocuparse. Lo admito, supongo que andaría con el resquemor de pensar que podría cambiarme por el otro, pero apostaría a que una sonrisa suya eliminaría todo resquemor. No se ¿A ti te molestaría que un amigo tuyo hiciese más amigos? Se que no se puede comparar, pero para mí el amor no es más que una fuerte amistad entre dos personas (o más ¿Quién sabe?). Se que dicho así suena triste, el amor es amistad y la amistad es amor. No se supongo que este debate no tiene solución, cada cual tiene su idea de amor y todas ellas serán más o menos respetables. Para mí el amor entre dos personas se podría entender como un paso más en la amistad, si la cosa no funciona se vuelve a la amistad, sin que pase absolutamente nada, pues no habría responsabilidades en ese sentido, ni resquemores. Supongo que eso me ayuda a entender el porqué no me preocuparía tanto que “mi chica” decidiese acercarse a otros chicos, se que si encuentra algo mejor (trataré de ponérselo difícil), por lo menos quedaríamos como grandes amigos. Con lo cual la perdida es más soportable. Es difícil entenderme lo se, pero que se le va a hacer… soy así de complicado. Bueno esto se está alargando demasiado, os toca hablar a vosotras…

L . dijo...

Bueno, para empezar creo que desde que en una pareja una parte se plantea liarse con otra persona, ya hay algo que falla. Es cierto que puedes mirar y fijarte en otras personas (es normal) pero no que te plantees un lío. Después está la aceptación de ese lío por parte del otro, de la cual ya te he hablado en mi anterior comentario: Cada uno es libre, pero eso no quita que joda (hablando en plata) ¿y después qué pasará? en muchas ocasiones un simple lío(ocasionado obviamente por atracción)se convierte en algo más, entonces las dudas aparecen (por ambos lados) y la pareja, por X o por Z termina rompiéndose. ¿Que queda una bonita amistad? Por supuesto, puede ser. Pero yo creo que no siempre se puede conservar una amistad después de romper con una relación. No por resquemores, ni rencor, sinó por sentimientos. Supongo que esto es muy relativo en todos los sentidos, tanto por situaciones, como por personas.
Ains... vaya tema complejo este.

cuenk dijo...

Premio para quien encuentre una solución que agrade a todo el mundo. Bueno a ver vamos por partes, en principio creo que peco de ser demasiado liberal. No se, supongo que mi afán por librarme de todo poder me está llevando a cargarme ciertos valores. Pensad en el típico amor hippy ese es el amor que más o menos, supongo, es el que intento explicar. Es un amor totalmente libre, se que a veces tanta libertad mosquea y puede llevar a la desconfianza, pero no se, es mi forma de verlo y entenderlo. Que tiene de malo que mi chica se lo pase bien con sus amigos, mientras sea feliz a mí me vale. Llamadlo el culmen de la estupidez o del amor, pero es mi forma de verlo. Es querer tanto a una persona que seas capaz de “sacrificarte” por su felicidad y lo pongo entre comillas porque si ella también te quiere no dejara que te sacrifiques. Volvamos al ejemplo, supongamos que a mi chica un amigo suyo le propone ir más allá de una simple amistad estando conmigo. Como hay total y absoluta confianza ella me lo comenta antes de hacer nada. Resulta que yo conozco al chico, es amigo mío y me cae bien. Hablo con él, con total confianza, él me explica que siempre ha tenido ganas de liarse con mi chica, pero que es solo eso que no hay nada más que un simple rollo. El debate entraría ahora en si yo me creería esa historia o no. Pongamos que me la creo, permito (y se que suena a desinteresado, pero es así.) que se líen siempre y cuando ambos estén de acuerdo. Como ya he nombrado en el texto, la sinceridad es el elemento indispensable. Si ella me quiere y él se enamora de ella, ella detendrá la jugada y como si nada. Si ella se enamora de él y el no quiere nada, se terminará ahí la jugada. Ahora viene lo gordo y difícil de la jugada, si lo anterior era difícil de encajar esto os sonará a chino. Si ella y él se enamoran, y ella deja de quererme, se acabó mi jugada. Jugada que tarde o temprano se hubiese podido acabar si se hubiese actuado ocultando y reprimiendo el amor, no lo olvidéis. Y la jugada más extraña de todas y la que va a hacer saltar por el aire este debate. Imaginad que ella se enamora de él y sigue enamorada de mí, se sigue con la jugada no hay más solo que ahora una juega a dos bandas. En este caso podría aparecer la rivalidad y la posesión, lo admito. A no ser que una cuarta en discordia entrase en juego. Se que todo esto suena muy surrealista y utópico, procediendo de mí, que coño esperabais. Pero ahora volvemos a lo de antes ¿Por qué entender que solo se puede amar a una persona? Cuatro personas que se aman no serán más felices juntas que dos. Sí, lo se, la especie humana debería evolucionar muchísimo para que esto se llevase a cabo sin problemas. Pero deberíamos ir encaminando las cosas hacia ese futuro ¿no creéis? Se que todo esto choca, yo simplemente me baso en la regla de la felicidad, cuantas más personas estén felices a mi alrededor más feliz seré yo. ¿Para qué calentarse la cabeza en si “mi chica” se puede ir con otro? Si se va, pues adiós. Mirad si vuestro chico quiere a otra chica estando con vosotras tiene dos opciones o reprimirse o irse con ella. Mi sistema ofrece una tercera que “complace” a todos. No se es mi modo de verlo y como todo entiendo que es difícil entenderlo, por eso no es mi intención convencer a nadie…

Ana dijo...

Lo de que cada uno tiene su idea sobre el amor está claro. Nadie puede explicar lo que es el amor así que cada uno sabemos por lo que vivimos. Sí que me parece utópico todo lo que estás diciendo. Como dice Lorena, si tu pareja quiere liarse con otra persona es que algo falla. Puedes mirar (el ojo come de lo que ve y hay que tenerlo bien alimentado xD), pero si todo va bien con tu pareja (fuera y dentro de la cama) no tendrías ni que plantearte enrollarte con otro. No soy posesiva, también soy liberal, pero quiero que mi chico esté bien conmigo. Si no es conmigo, entonces tendré que aceptar lo que él decida. Aún así, no creo que pudiese ser su amiga porque donde hubo amor, siempre quedan brasas.
En fin, que cada uno sea feliz como pueda y sin hacer daño a nadie :D

cuenk dijo...

Claro, por supuesto eso está claro, si las cosas van bien no tiene porqué buscar nada teniéndolo en casa. Pero creo que si se brinda esa libertad, tienes más puntos ganados para que no la use que si la reprimes. Imagínate que te dicen y es otro ejemplo, lo siento pero es de la única forma que logro expresarme de un modo fiable, de que tienes dos opciones: Hay dos edificios inhabitados, uno de ellos te ofrece vivir en un piso confortable, pero te prohíbe el acceso al resto de pisos. En el otro tienes el mismo piso confortable, pero puedes acceder al resto de pisos. ¿Qué opción elegirías? Yo la segunda, independientemente de si luego utilizo o no el resto de pisos. Si mi piso es cómodo para que mudarme. Pero te sentirías más libre al tener en cuenta el resto de pisos, tendrías como más espacio. Es difícil de explicar, pero bueno pienso que el amor debe fluir no debe estar atado, piensa que ni siquiera está atado a uno mismo. Aunque nos empeñemos en intentar demostrar que sí lo está. En fin este debate parece que no tiene fin, pero por lo menos ha visitado buenos puertos y se han sacado algunas conclusiones.