7 abr. 2009

Capítulo 3. El Equipo al completo.


Cuatro figuras humanas se perfilaban entre las sombras, cuatro desconocidos en una misma sala, se silenciaron al escuchar pasos fuera de la casa. La puerta mugrienta se abrió y la luz del exterior dejó visible una de las cuatro figuras, se trataba de la amiga del Poeta y allí estaba él, en el marco de la puerta, ensalzado por la luz del exterior, como si fuese un dios. Saludó levemente con la cabeza sin articular palabra, se acercó a las cuatro figuras y encendió un par de velas para iluminar un poco la sala. Las otras tres figuras quedaron al fin reconocibles, se trataba de tres viejos amigos. El silencio reinó por unos segundos, estaban mirándose los unos a los otros, parecían estar esperando a ver quien era el pistolero que desenfundaba primero. El Sincero, apodado así por no andarse con rodeos y poner siempre la verdad por delante, se levantó impaciente y dijo:
Bueno…¿se nos va a informar del plan o nos podemos marchar ya?
El Poeta sonrió y negó con la cabeza al ver como su amigo no parecía haber cambiado, descruzo sus brazos y les explicó la situación:
Relájate, chico. Hace casi un año que no os veo y, la verdad, no habéis cambiado mucho. Ayer llegué a este maravilloso valle y un cúmulo de sentimientos y recuerdos inundaron mi cabeza, tenía tantas ganas de veros, chicos…– Esta vez fue el Sincero quien negó con la cabeza al ver que, como siempre, el Poeta empezaba a adornar sus palabras con florituras y demás mamarrachadas. La relación entre el Poeta y el Sincero se tambaleaba a veces, ya que parecían el sol y la luna. La amiga del Poeta, apodada la Vehemente, por dejarse llevar por sus impulsos, se ruborizó al recordar el día anterior, día que pasó junto al Poeta viendo anochecer y recordando viejos tiempos.– Ha sido un buen año para mí y espero que también para vosotros, ya nos pondremos al día. He convocado esta urgente reunión, porque tengo que contaros algo. Ayer, la Vehemente y yo acordamos reformar esta vieja casa, para hacer de ella nuestra casa y nuestra sala de ocio…
Uno de los amigos sonrió y su sonrisa era un claro indicador de que su laboriosa mente había caído en algo que el resto no sabían, se trataba del Ingeniero, apodado así por usar la lógica para deducir o solucionar todo lo que le rodeaba. Tras la sonrisa del ingeniero, el silencio se hizo palpable pues todos esperaban su respuesta, cambió su postura y dijo:
Y has pensado que nosotros podíamos ayudarte…– eso estaba claro, pero el ingeniero tenía otra información en la manga– ¿Podemos llamaros ya la parejita feliz o tenemos que esperar un poco más?– la Vehemente bajó su mirada por timidez, el Poeta se quedó mirando seriamente al Ingeniero y le preguntó:
¿Qué te hace pensar eso?– de nuevo la sonrisa del Ingeniero, seguida de una negación de cabeza debido a lo fácil que se lo estaban poníendo.
Primero, ayer quedaste sólo con ella y durante todo el día por lo que deduzco y, obviamente, pasaste de nosotros, ya que ni siquiera nos enteramos de que llegaste al valle. Además, hablasteis de reformar esta casa, lo que me hace suponer que os visteis aquí dentro para que nadie os viese y tener cierta intimidad. El hecho de que buscases intimidad me hace pensar que no quedasteis solo para hablar. Segundo, cuando he lanzado la pregunta, la señorita ha bajado su mirada avergonzada, lo cual indica que algo si que hay, al menos por su parte. Tercero el hecho de que lances una pregunta en lugar de una negación me da a entender que estás interesado en saber cuales han sido tus errores para evitar que te descubran otras personas, luego si hay algo. ¿Sigo o te hace falta algún punto más?…– La Vehemente se dejó llevar por la rabia que le producía la lógica aplastante del Ingeniero y dijo algo irritada:
Sí, estamos saliendo ¿Te parece mal o tu sofisticado cerebrito no logra entenderlo?– esta vez, la reacción del Ingeniero no fue una sonrisa, fue una carcajada burlesca al confirmar su hipótesis.
Cuarto, las tres deducciones anteriores eran un anzuelo, para que Vehemente picase y corroborase mis deducciones, parece mentira que no me conozcáis. Tranquila Vehemente, no me parece mal en absoluto, al contrario estoy contento por ello. Pero creo que era mi obligación decodificar esa parte de la información, que creo que todos deberíamos saber.
El Ingeniero no solía hablar mucho, pues casi siempre estaba atento observando su entorno, pero cuando hablaba dejaba a todos un poco chafados, además era bueno usando la ironía y el sarcasmo, lo cual le volvía un poco duro y cruel.
Por fin se decidió a hablar la última silueta, se trataba del Anarco (abreviación de Anarco-comunista, su mote inicial que rápidamente fue abreviado), apodado así por ser un libertino que añoraba la libertad y no soportaba que nadie le diese órdenes o abusase del poder.
Muy bien, aclarado ese punto, volvamos a lo que me interesa. El plan consiste en reformar esta vieja casa para dejarla habitable y montarnos aquí las fiestas ¿no? Me parece bien siempre y cuando trabajemos todos juntos, calculo que una semana o así estará más o menos lista si nos ponemos manos a la obra, me gusta la idea. Lo primero será quitar los tablones de todas las ventanas para que entre un poco de luz…
Pero esta casa será de alguien.– Puntualizó el Sincero.
Que más da, si es de alguien y está abandonada será por que no la quiere, nosotros la queremos así que ahora es nuestra hasta que alguien la reclame.– dijo el Anarco.
Además se supone qué vamos a arreglarla, no a dejarla peor, dudo que pueda quedar peor. Si viene el dueño a reclamar y ve que su casa está mejor que como la dejó, no creo que se enfade por haber tenido ocupas. Esta casa lleva abandonada desde que estrenamos la conciencia, no creo que vengan a reclamar esta porquería ahora.– Explicó el Ingeniero
Muy bien ¿nos ponemos manos a la obra entonces?– dijo la Vehemente con una sonrisa de oreja a oreja, al ver que la idea del Poeta empezaba a cuajar.
Un sí unánime retumbó en la sala y todos corrieron cada uno por su lado a hacer su trabajo…
Continuara…

3 comentarios:

L . dijo...

¡Me encantan los personajes! Tienen mucho gancho jeje.
Un beso!

"La LoCa De LoS GaToS" dijo...

toy engancha. un besiko

cuenk dijo...

Me alegro que te gusten los personajes, al final he tenido que segmentar mi personalidad para narrar la utopía. jeje. Espero no acabar loco, jeje.