23 may. 2009

El ilusionista.

Esta es mi entrada numero 90 y quería hacer algo especial para ella, no se si lo habré conseguido paro ahí va:
He venido a este mundo a buscar un don para la humanidad. Soy aquel que regala sueños, aquel que los persigue, aquel que les da forma, el que los trae a la vida... Soy aquel que aun a riesgo de ser tachado de iluso vive con la ilusión a flor de piel. Soy aquel que se irá de este mundo como ha venido, sin nada en los bolsillos, pero con una inmensa ilusión, pues la vida es sueño, la vida es ilusión. Soy aquel que morirá junto a su última ilusión, la ilusión que produce la muerte. Sí amigo, la muerte es lo que más ilusión le produce a aquel que se ha cansado de vivir, aquel que porfin se ha cansado de soñar. La felicidad no está en tenerlo todo, sino en saber disfrutar de lo poco que te dan, sea bueno o malo. Atesora los buenos y malos recuerdos, ya que ambos te harán feliz en los malos momentos. Aprende a valorar la vida y cuanto más hundido estés, persigue más sueños que nunca, persigue esas cosas pequeñas y alcanzables que te hacen feliz hasta salir del pozo. Una vez fuera proponte los sueños más grandes y espectaculares y aprovecha la buena racha para volar entre esos sueños hasta poder acariciarlos con los dedos. Cuando consigas atrapar uno de esos grandes sueños no olvides nunca a los que te han ayudado a conseguirlo y a aquellos que se merecen conseguir sus sueños y ayuda a todos ellos a lograr sus sueños, ese será el mejor de los agradecimientos. Un ilusionista sabe que cuanta más gente comparta un sueño, más fácil es traerlo a la vida y más felicidad les producirá el nacimiento de ese sueño. Soy el que ha conseguido eliminar de sí mismo el dolor, pues sabe que los sueños no mueren nunca. Cuando un sueño muere es porque se ha hecho realidad, trayendo felicidad a su asesino y a los que le rodean, pero ese sueño revivirá en otra persona o en la propia persona, nunca morirá por completo. No seas como esos fracasados que abandonan sueños, nunca abandones un sueño por imposible que parezca, para cumplirlo debes estudiarlo, estudiar la vida y solo cuando seas realmente inteligente o cuando hayas conseguido buenos ilusionistas que te ayuden podrás cumplirlo, eso te hará crecer, te hará más feliz. En cambio, si abandonas un sueño tras otro, nunca podrás ser feliz, nunca crecerás, solo alcanzarás la felicidad de los ignorantes, de los que son incapaces de apreciar las pequeñas cosas de la vida y sentir emoción ante las grandes. Los pasotas, esos grandes cobardes que creen ser felices sin perseguir sueños, sin que nada les haga ilusión… La felicidad y la vida son para los osados, para los que arriesgan, para los valientes. Los juegos de apuestas son más adictivos, del mismo modo, la vida para los osados es más adictiva, quieren vivir durante más tiempo, disfrutan más de ella. En cambio los pasotas, se acaban aburriendo pronto de esta vida, se entregan a la monotonía y mueren en el acto. Quien no pierde, no se afana en ganar, por lo tanto no gana nunca. Hay que ser valiente para afrontar la derrota, esa falta de coraje es la que identifica a los indecisos y pasotas. La clave de la vida está en vivir ilusionado, en tener y perseguir sueños, pero en ser valiente para afrontar la realidad, esa realidad que a veces nos impide cumplir algún sueño. Solo los que sufren aprenden a ser buenas personas, personas justas y valientes, personas con buenas intenciones. Así que, en un futuro, me tendré que ir bien lejos donde todos sufren, África, Perú, necesito gente que aun esté dispuesta a soñar y solo los que sufren están dispuesto a ello, está todo decidido, como psicólogo espero poder ir una temporada a uno de esos lugares, victimas del pasotismo de los países desarrollados, para alimentarme bien de sueños, ser feliz y demostrarle al mundo la importancia de soñar. Me despido, hasta dentro de poco, empiezan los exámenes y tengo que espabilar si quiero sacarme pronto la carrera y emprender un sueño. Recordad que vuestros sueños son los míos, vuestra felicidad es la mía, soy el ilusionista, busco el mayor don de la humanidad, tu sonrisa…

3 comentarios:

L . dijo...

Desde luego que has hecho algo especial. La felicidad es disfrutar del mayor valor; la vida. Y durante nuestra vida ayudar a dar sentido a nuestra existencia ayudando a cumplir las ilusiones de los demás, claro que sí.
Yo hace mucho que tengo pensado irme para ayudar y aportar algo a esa gente de países subdesarrollados, es uno de mis sueños. De momento estoy esperando a que me digan cosas sobre el comedor social, que también me hace mucha ilusión.
Un beso y mucha suerte con los exámenes.

Ana dijo...

Los sueños son los que hacen que vivamos, tienes razón. Cuando ya no tenemos, mala cosa es esa...
Yo siempre he querido irme al ejército para poder realizar ayuda humanitaria, pero me parece que ya no voy por buen camino jeje
Un beso.

Dorian dijo...

ola mu bonito el blog. si t apetecepasatex el mio tmb seria un placer ponerte en mi lista de blogs