28 abr. 2009

Actua como quieras, pero busca la verdad.

Oh vieja diosa olvidada por el hombre ¿Qué te han hecho? El ser humano no dejará nunca de sorprenderme. En su empeño por tratar de ser dioses, en su empeño por conseguir poder, encerraron en el olvido a la diosa verdad ¿Por qué? Porque la verdad es demasiado precisa como para que un simple ser humano la controle y cuanto más poder tiene un mortal, más rechaza la verdad ¿Por qué no puede el ser humano controlar la verdad, llevarla como estandarte? Porque la verdad duele... No, no seáis imbéciles al pronunciar esa frase. La verdad no duele, duele el miedo, el miedo que tiene el ser humano a descubrirla, el miedo que tiene el ser humano a perder el poder por culpa de la verdad, el miedo que tiene el ser humano de ser rechazo por culpa de la verdad, el miedo por no poder aceptarla. ¿Por qué somos incapaces de aceptar la verdad? Simplemente porque somos unos cobardes, unos hipócritas más bien. Preferimos engañarnos en lugar de aceptar la verdad ¿por qué? Por miedo. Pongo un ejemplo: Un presidente tiene el poder, pero abusa de ese poder y compra trajes y joyas utilizando dinero público, esconde esa acción bajo un manto de mentiras ya que si se entera el pueblo podría perder su poder y eso le aterra. Pasa algo muy parecido con el amor esclavizado que tanto comento en este blog, una persona comete una infidelidad y la esconde bajo mentiras y engaños, por miedo al divorcio por miedo a perder el poder. Con la fama más de lo mismo, incluso con la amistad. Todos escondemos la verdad por miedo a perder poder.
Hace años que abandoné el deseo que produce el poder, sin ser consciente que ese abandono de poder me iba a dar fuerzas para afrontar la verdad. De este modo no puedo evitar ser sincero y si alguna vez lo he evitado ha sido porque sé que la persona a la cual debería haber ido dirigida una verdad como el puño, era incapaz de asimilarla. Así que ya lo sabéis y quedáis avisados, a mi me podéis decir lo que os de la gana siempre y cuando sea con sinceridad, prometo alegrarme siempre en lugar de enfadarme. Suelen decir que las cosas se solucionan hablando y se complican callando. Yo diría que las cosas se solucionan con la verdad, se solucionan bien o mal, pero se solucionan, y se complican con la mentira.
-¿Qué es lo que quieres?
-¡Quiero la verdad!
-¡Tú no puedes encajar la verdad!
-Mientes al decir eso, soy capaz de encajar la verdad, tal vez seas tu el que tenga miedo a entregármela.

Os dejo tambien con una cancion de Zenit y Frank-T, La Verdad:

3 comentarios:

Sandra dijo...

Joven amigo,cuanta razon llevas, la comunicacion es importante y se solucionan con ella las cosas pero con la sinceridad en dicha comunicacion, muy interesante lo del poder ,yo tambien soy sincera quizas demasiado sincera aveces pero ocultar la verdad solo hace daño a no ser como tu bien dices que sea porque la otra persona no sea capaz de asimilarla.Como siempre un buen texto!!!Sigue asi llegaras lejos!!Un Beso de un miembro del D3 !!!

L . dijo...

Tienes toda la razón, no es que duela la verdad, sino el miedo. Últimamente he tenido problemas por excesiva sinceridad, pero no voy a cambiar por alguien que no acepte un punto de vista diferente o una verdad. Yo tampoco me cabreo si la gente es sincera, suelo valorarlo bastante, aunque me lo suelten sin miramientos, así reflexiono.

Un beso y sinceramente, me ha gustado mucho el texto.

"La LoCa De LoS GaToS" dijo...

y sigo pensando que eres un crak..menudos posts macho! la sinceridad es lo mejor agrade o no agrade, y quien no le guste...que se la pique un pollo jaja un besiko