25 ago. 2009

El soñador empedernido.

He vuelto a este blog, tras las vacaciones con un nuevo aire. Con las pilas cargadas de optimismo y con la personalidad de un soñador empedernido. Todos conocéis de sobra cual es mí visión de la sociedad actual, lo de los lobos y los perros y todo eso. Por si acaso un simple resumen, perros igual a personas conformistas aquellos que obedecen sin rechistar a cambio de un plato de comida, lobos igual a personas que buscan la libertad y confían en sí mismas a la hora de buscar comida…

Estaréis de acuerdo conmigo cuando digo
Que la gente vive guiada por el consumismo
Con su mismo trabajo de ayer
Con su mismo atuendo de ayer
Con su mismo sueldo de ayer
Con su mismo pensamiento de ayer
Con su mismo sueño de ayer
Y aun tienen los santos huevos
De decir que el consumismo es el progreso
Disculpadme si esa bola yo no me creo.
Que vayan a otro inepto con esos cuentos
Yo pienso que el progreso esta en los sueños
Pero hoy en día, los sueños mueren, como los viejos
Mueren sin que nadie haya luchado por ellos

Abren los ojos los niños,
sueñan, ríen, se divierten, están vivos.
Cierran los ojos los ancianos, aburridos,
Mueren, cansados de vivir, hundidos.

Fue así como decidí ser un soñador empedernido
Un lobo solitario, un niño fiel a lo vivido
Aquel que moldea y elige su propio destino
No me importa quien vendrá o quien se ha ido
Jamás dejaré que el fracaso me lleve consigo
Por duro que haya sido el golpe recibido
Volveré a levantarme, más enérgico, más vivo
Superarse, es luchar contra uno mismo
Soy inmune al fracaso insisto
Fracasar es aprender lo admito
Por eso jamás dejaré de soñar
Porque soñar es de un drama poder disfrutar
Da igual que todos piensen que vas a fracasar
Pues si no persigues sueños jamás
Dejarás de ser tan solo uno más
Y cuando veas la muerte en tu cabeza solo tendrás
Atravesado en la amargura un pensamiento fugaz
“Déjame soñar, es pronto para descansar
Ahora se que sin sueños, solo la muerte puedo esperar…”

No dejéis nunca que el consumismo se apoderé de vuestros sueños, sin ellos no sois nada. Como lo son aquellos que murieron sin ver sus metas alcanzadas. No permitáis que el fracaso parta en dos vuestra alma. Yo he aprendido que cuando uno fracasa, se levanta con más ganas de alcanzar la meta deseada. Ser capaz de alimentarse del fracaso es solo el primer paso. Paso que te da la seguridad de que nada te detendrá jamás, tan solo la muerte podrá alcanzarte al final y entonces le dirás. No me quedan sueños por cumplir, ya no sirve de nada vivir así que mejor sácame de aquí…

4 comentarios:

Ana dijo...

Lo primero de todo, ¡rebienvenido! Jejeje. Ya se echaban de menos tus entradas :) Tus palabras dan fuerza a cualquiera, pero no sé, no terminan de convencerme. No todo es tan bonito y tan fácil.
Un beso.

L . dijo...

Pues a mí me ha gustado. Es cierto que nada es fácil, y que es justo esta sociedad la que nos lo pinta más complicado, pero hay que luchar para convertir esos sueños en realidades.
Un besote.

* Fernando * dijo...

Hola! ^^

Es la primera vez que entro a éste blog y me ha gustado ésta entrada :)

Es verdad, la rutina es la peor enemiga de los sueños. Los anula y nos hace creer que no tienen razón de ser, cuando precisamente ellos son nuestra mayor fuerza motriz :)

Saludos y seguiré pasando por aquí ^^

cuenk dijo...

Hola a todos, se que no todo es tan facil, que no siempre se puede extraer energía del fracaso. Es cierto que es mucho más facil dejarse absorver por el fracaso y llegar a la conclusion de que los sueños no se pueden cumplir, que vivir persiguiendolos es una perdida de tiempo. Pero personalmente opino que la mayor perdida de tiempo es aquella procedente de una vida austera y repetitiva en la que nada emociana, en la que nada trae felicidad y en la que nada se aprende, eso si que es una perdida de tiempo. Nadie dijo que vivir fuese fácil. Gracias por los comentarios y seguid soñando.