29 jun. 2009

Entrada número 100.

Quien me lo diría, 100 textos ya y parece que fue ayer cuando empecé. Pensé en hacer algo especial para esta entrada, pero después de mucho pensar lo único que parecía adaptarse a mis demandas fue una especie de recopilación y reflexión sobre estas 100 entradas.

Esto es lo que he aprendido:
He aprendido que vivir no solo es ver pasar el tiempo y aceptar con estoicismo lo que la vida te depara, vivir de ese modo es lo mismo que estar muerto. Quien vive sin sueños, acabará soñando con que su vida termine de una vez. La psicología me ha enseñado que las cosas más adictivas son aquellas en las que unas veces se obtiene recompensa y otras no, como por ejemplo las maquinas tragaperras. Estas máquinas tienen tanto éxito porque siempre queda la esperanza de obtener la recompensa. De este modo decidí ser un adicto a la vida, un soñador empedernido. Pero cuidado, también aprendí que toda ludopatía es mala, vivir empeñado en soñar tiene un peligro. ¿Crees que los que juegan a juegos de apuestas realmente disfrutan del juego? La adrenalina que produce la incertidumbre de no saber si se va a ganar o no puede disfrutarse, pero el jugador nunca logra disfrutar realmente pues está demasiado metido en el juego. De este modo aprendí que de vez en cuando es necesario jugar al juego de la vida sin apuestas, simplemente disfrutando del juego con los amigos sin tomártelo tan enserio, pudiendo disfrutar de los pequeños detalles del juego. Aprendí también que el poder es el archienemigo de los soñadores. El poder es el gran corrompedor de sueños, sobretodo si se sueña con tener el poder. A lo largo de estas 100 entradas, pude confirmar este hecho a través de las notas de corte, elemento que usa un poder para cortar sueños y a través del amor esclavizado. Es lo que tiene el poder que todo lo que toca termina corrupto. No obstante descubrí el antídoto al poder, aunque pese a ser antídoto muchas veces terminaba también corrupto, hablo del amor. El amor es el mejor sustituto del poder, por ejemplo si en una comunidad reinase la fraternidad y la amistad ¿Creéis que haría falta el dinero? ¿Creéis que harían falta policías, jueces o leyes? Dos buenos amigos que discuten arreglan sus problemas hablando y si lo solucionan se estrecha más aun su vinculo afectivo. No usan el poder para imponer lo que creen que está bien y lo que no, no se acuchillan en medio de la calle para solucionar un malentendido. El amor une a través de lazos finos que pueden deshacerse fácilmente si realmente se quieren deshacer. Un amigo no es aquel que te impone su poder y te obliga a hacer lo que quieres, un amigo es el que te aconseja lo que considera mejor para ti, pero al final eres tú quien decide. El poder ata con fuertes cadenas de hierro que te impiden ser libre, tomar tus propias decisiones. La libertad, uno de los caminos más rápido hacia la felicidad ¿Por qué no somos libres? El poder, se que suena redundante, pero es que hemos creado un sistema en el cual todo gira entorno a él. Todo bajo los grilletes del poder parece estar seguro, ser fiable y estable. Pero es un elemento problemático, ya que todo no se soluciona con el poder. Me explico, un barrio en el que la mitad del barrio pertenece a gente adinerada, gente con poder, gente de prestigio. La otra parte del barrio son pobres trabajadores que trabajan para los hombres ricos de la otra parte del barrio. Los hombres ricos, presas del poder y de querer ser más poderosos que el resto de compañeros, deciden bajar los salarios a los hombres pobres y aumentarles la jornada laboral. Los pobres que tontos no son se revelan, pero los poderosos, que tontos no son, han creado unas leyes desde las cuales se amparan. Además, tienen el monopolio de los alimentos en los grandes supermercados y en los respectivos huertos en los que trabajan los pobres, con lo cual los pobres no pueden protestar, ya que si lo hacen se arriesgan a perder el trabajo, es decir su comida. Muchos no soportan este ritmo, deciden pasar a otro tipo de trabajos usando una lógica aplastante, si yo no tengo nada y mis vecinos tienen de todo pero no me lo quieren dar, lo cojo sin su permiso y ya está. Nacen así los robos, atracos, asesinatos, etc. ¿De quien es la culpa de los robos? ¿Del que roba por supervivencia? No creo, el problema de los robos reside en el poder. Y curiosamente la gente cree que los problemas que trae el poder se solucionan con más poder. Aparecen así en escena los policías, jueces, abogados, etc. Se controlan las calles con cámaras de vigilancia, los policías no te quitan el ojo de encima y se terminó la libertad, incluso la libertad de expresión. ¿De verdad era tan difícil dar los campos al barrio para que todos pudiesen trabajarlos? De ese modo se hubiesen ahorrado tener que pagar a policías, jueces y abogados o incluso la vida si asaltan tu casa. Pero en fin, ya se apañarán…

Lo que se convirtio en calambur:

Quería hacer un resumen con mis mejores calambures, pero no tenía ni idea de cómo hacer algo diferente con ellos. Pensé que lo mejor sería hacer una especie de rima con mis mejores calambures y algún que otro nuevo. Esto es lo que ha surgido:

Un molde ando moldeando,
moldeo las palabras rimando
No hay manjar más preciado
Que un montón vocablos desbocados
mi consejo, que con tu boca des bocados
se muy bien que de mis rimas vas atiborrarte
mi estilo esa cara de asco va a ti, borrarte
¿Comer esto te dio tedio?
Come día a día esta comedía
También Traje días de tragedias

Las palabras me nombraron conde
Y cuando se es conde uno no se esconde.
¿Dices que de estilo ando falto?
Alto, mi estilo ha dado un salto
Mis rimas se preparan para el asalto
Rompiendo el basalto del asfalto
Para así llegar hasta lo más alto
Dado que esto es tres veces superior
Al estrés que provoca la peor situación
trabajo tras tornos Como el artesano
difundo trastornos Como el perturbado,
Me curré estas rimas gota a gota, miento
Imperceptible fue el agotamiento.
lo hago bien mientras no me agobien

Esta bien lo afirmo
Tengo alma de niño,
Juego con el lenguaje
Hilo las palabras en telares,
Rimando creo desastres
Pero la calidad de esas tres
telas, es digna de sastres sagaces.
No espero que lo entiendas
Pero esto no lo encontrarás en tiendas.
Si me quieres entender
La clave está en tender
Una mano a la locura
La cual todo lo cura
No lo pongo en duda
Y es que amar cura
La amargura más dura.

Pero ¿que es lo que pasa?
el amor, amordaza.
El amor atado
Se vuelve amoratado
Fruto de una mordedura letal
El antídoto, un amor de duradera lealtad.
A mi corazón por amor tajé
Sufrió, pero nunca lo amortajé
Pues el amor es fruto del sufrimiento
Afirmo que por ella no sufrí, miento

Hasta desgastar su nombre la llamaría
Que yo sonriese su llama haría
¿sabéis de quien hablo ya? María.
Mi corazón algo tramaría
El muy idiota se enfadaría
Si le besara otra María
Él es feliz con su María
Con ella se consumaría.
Se que María mi corazón quemaría,
Yo Para evitarlo a mi corazón entramaría
Pero este siempre le diría “Entra María
Y es que incluso mi corazón me timaría
Por su musa, por ti, María.
Quiero que me digan cuenca hueles a María
No por los porros sino por el roce de tu piel contra la mía.
Intento determinar cuando ha de terminar
Esta lingüística maravilla.
Es el fin, pero como tu peor pesadilla
Esto, nunca se olvida.

Por cierto voy a intentar ya que tengo hecho la mitad del trabajo, “cantar” esa cosa de antes con una base estilo rap a ver como queda. Si queda aceptable la pondré aquí.

Lo que ha nacido:

De entre las últimas entradas, surgió un relato que significa muchísimo para mí, el valle de los lobos. Un relato con matices de mi vida, mis reflexiones sobre esta y mi búsqueda hacia Utopía. Os dejo un resumen de lo que llevo escrito.


Entre las cuatro paredes de la vieja casa del valle de los lobos le surgió la idea de construir un mundo mejor a un noble joven, el Poeta. Con la ayuda de sus cuatro amigos (el Ingeniero, el Anarco, el Sincero y la Vehemente) decidió reformar la vieja casa del pueblo. Pero la casa escondía un secreto, viejos recuerdos de la guerra civil española. Un libro “Nuestro viaje a utopía” fue el que animó a los jóvenes a emprender su propio viaje hacía Utopía. La incorporación de una nueva vecina, Discordia, traerá muchos quebraderos de cabeza a los jóvenes. Hará todo lo posible para impedirles construir la ciudad de utopía en el placentero valle de los lobos.

El resumen me ha quedado un poco soso. Pero lo que importa es que a partir de ahora los capítulos ya no tendrán tanta relación con mi vida, la historia empieza a cobrar vida por sí sola y se aleja de la mía. A partir de ahora lo que pasará en el valle de los lobos irá guiado por mis sueños, por como quisiera yo que fuesen las cosas en ese magnifico valle. Soltaré una exclusiva para mis lectores asiduos. Va a pasar algo grande en los próximos capítulos, algo por lo que puedo ser criticado, pero creo que una buena forma de dejar las cosas más o menos claras. La cosa recae sobre el Poeta y la Vehemente, pero conecta con todo el grupo. Solo diré que es una buena forma de luchar contra Discordia, ahí lo dejo todo…

Los que lo han hecho posible:

No me iba a olvidar de vosotros chicos y chicas, todos aquellos que han leído y comentado mis entradas. Os lo digo ya, si no hubiese sido por vosotros no estaría escribiendo la entrada número 100 y con vosotros a mi lado, espero que nos leamos en la 200. Muchas gracias de verdad, no sabéis cuan gratificante es el apoyo y la dedicación que me dais. He de dedicar esta entrada en especial a L. a Ana y a la Loca de los Gatos. La tríada de chicas que más textos han comentado, por no decir todos, jeje. ¿Qué haría yo sin vosotras? No sabéis lo gratificante que es estar escribiendo un texto y pensando en lo pensareis al leerlo. Tener la seguridad de que siempre estaréis ahí para comentarlo todo, no tiene precio. Por no decir que aprendí muchísimo de vuestros blogs y que seguiré pasando por ellos y comentándolos pase lo que pase, porque esos textos vuestros merecen ser comentados. Un beso o un abrazó, o las dos cosas, a todos los que se dejen caer por aquí.

P.D.: Muchas gracias chicas.

2 comentarios:

L . dijo...

Oix, oix... gracias a ti por escribir textos como este y 99 más.
Sabes que me encanta como escribes y lo que escribes, así que no tengo ningún motivo para dejar de leerte, al revés. Joé, me tienes enganchada.
Sobre los calambures... buah, me encantan, me quedo con la boca abierta cada vez que leo uno. ¿Cantarlos? ¡Cómo mola!, algo así me olía. Pronto nos harás una coreografía y todo, ¡vales pa' to'!, jeje ... estoy deseando escucharlo.
Y bueno... por mí parte no creo que tenga nada que debatir mientras la cosa sea TERMINAR CON DISCORDIA, que le he pillado tírria a la pobre. A ver qué pasa, que estoy intrigadísima.
Un besote enorme y a por las 200 y 300 y...las que vengan.
:)

Ana dijo...

Me siento halagada por lo que dices, pero como dice L., las gracias a ti por escribir jeje A mí los calambures también me sorprenden, es que es no sé, es demasiado, a mí no me saldrían creo jeje Lo de rapear también me lo imaginaba por la base esa que quieres domar jeje.
Y la historia... Parece que todos estamos en contra de Discordia, ¡acaba con ella! Jaja
Un beso y que vengan muchas más entradas que celebrar :D (si esto tuviese iconos pondría una copita de champagne como símbolo de celebración xD)