14 abr. 2009

Un nuevo calambur: El amor macabro.

(Mis calambures se fusionan con la bipoladridad para crear este texto tan extraño que relata una trágica historia de desamor repleta de amor.)

Cuentan que una persona muy amoral vio a una joven hermosa que amortajaba a los difuntos en una funeraria. Él solo quería morar en el corazón de la joven. Ella se sentía amordazada por otra persona y le tuvo que dar calabazas al pobre amoral. Pero una pasión un tanto amorfa empezaba a metamorfosearse dentro del joven convirtiéndose en deseo. Un día, mientras recogía flores para su amada, una serpiente venenosa fue a morder su zapato. Pero el zapato no pudo amortiguar la mordedura. El amor de duradera felicidad, resultó ser una mordedura mortal, pues la amoratada mordedura le llevó a la morgue y allí le esperaba ella. La joven comprendió que el amor atado se vuelve amoratado a causa de la presión hasta que finalmente muere por asfixia. Ella le quería, pero se sentía atada a otra persona y su amor murió con él. Le amortajó con lágrimas en los ojos y por amor, tajó sus venas y murió abrazada a él. Esta morbosa imagen cierra esta historia, tan macabra y llena de amor al mismo tiempo.

2 comentarios:

Ana dijo...

Sí que es macabro, sí :S:S Y encima con esa foto... Prometo ponerme al día con tu blog, pero ahora no puede ser jeje
Un besito.

"La LoCa De LoS GaToS" dijo...

conclusión: si ves una serpiente sal por patas jajaja la imagen macabra pero romántica de alguna manera je un besiko