23 abr. 2009

Cartas de corazones... rotos.

Ando desilusionado y es que jugué una importante partida de cartas contra una amiga, nos lo jugábamos todo a una partida. Tenía buenas cartas, pero mi amiga me dejó bien claro que no tenía posibilidad alguna, así que abandoné la partida sin lugar a duda. Pensé que cuando ya se da todo por perdido uno no pierde nada por mostrar sus cartas, yo no soy de los que su orgullo les impide mostrar al resto sus cartas. No lo hago por mostrárselas a mi rival, supongo que a ella mis cartas le dan igual, lo hago por mostrárselo a los espectadores y que puedan aprender algo. Sin más dilación, estás son mis cartas:

“Muchos dicen que su desayuno ideal son galletas María y Nocilla.
Pero se equivocan mi desayuno ideal son galletas, María y Nocilla. Combina esos tres elementos como quieras y tendrás una buena dosis de alegría nada más empezar el día.

La llamaría hasta desgastar su nombre, su llama haría que brillase mi sonrisa y a María amaría. Embalsamaría mis sentimientos hacia María y los mandaría a un lugar seguro, de ese modo, en balsa, María llegaría a mi corazón. Mi corazón se inflamaría, pero me da igual si lo infla María y es que mi corazón con su María se consumaría eternamente. Se que María quemaría mi corazón con su fuego, pero con palabras puras como la cal, María, calmaría mi corazón con maestría. Para proteger a mi corazón e impedirle el paso a María yo entramaría mi corazón, pero este siempre le susurraría “Entra María.”. Y es que incluso mi corazón me timaría por ti, María

Mi humilde sueño es que mis amigos me digan “Cuenca, hueles a María.”
Y no por fumar porros, sino por el roce de tu piel contra la mía…”

Estas han sido mis cartas, buenas o malas, no lo sé… Lo único que sé es que quedarán guardadas en un rincón oscuro, como un vago recuerdo de otro amor platónico encerrado en el corazón. Como otro amor platónico que me corta las alas y me deja sin ilusión…

7 comentarios:

Ana dijo...

“Cuenca, hueles a María.
Y no por fumar porros, sino por el roce de tu piel contra la mía…”

Es... No sé cómo decirlo, me he quedado sin palabras =) ¡Cuanto menos es precioso!
Y tienes un manejo del lenguaje... Me he enamorado de tu texto :D
Y la frase... buaaahhh :D:D:D:D
Un beso.

"La LoCa De LoS GaToS" dijo...

Pues María se lo pierde...porque vales un montón chico.me ha encantado tu post, y siempre tan original.Te mando un abrazo, yo aposte todo a un número perdedor si te sirve de consuelo...jaja un besiko.
PD:Hoy he tenido que pone Thiro jaja sin la h imagináte que sicopatas son los del google jajaja

Adrián dijo...

Vaya.. leyendo tu texto y las huellas, me doy cuenta de que somos muchisimos los pringaos, ya me entiendes.. Ya te lo dije pero lo repito, es sin duda el que más me gusta de todos, una auténtica obra lo mires por donde lo mires, ocurrente original y por supuesto muy bonito ;)..
Ahora bien, espero que el próximo no tengas que escribirlo en "condicional"..
PD: Me quedo con una frase de La LoCa De LoS GaToS

Adrián dijo...

PD2: Que si querias mi opinion??? pues... con un par

L . dijo...

Jeje, es precioso...
María tendría que saber apreciar tus cartas.
Un besito :)

Laura dijo...

Ya había leído antes tu entrada, pero me dejo tan shokeada que no comenté. La verdad es que leyendo esto solo te puedo decir que ella no sabe apreciar un chico aunténtico. Pero todos pasamos por situaciones así. Me ha encantado. Un saludo

Indiana Jones dijo...

Imagina la que se arMARIA si MARIA supiera cuánto la aMARIAs!
El Club de los Lobos Solitarios? El título me recuerda a mi humilde Club de los Corazones Solitarios de Cupido.
Sí, supongo que siempre es bueno arrojar las cartas, qué más se pierde? Pero siempre, antes del gran desenlace, uno debe mostrarse seguro; recuerda los consejos de Bond, James Bond en el Casino Royal: "En el Póker uno no juega sus cartas, sino que se juega contra el rival", y si eso se aplica al juego, cuánto más al amor!

Un abrazo!