6 mar. 2009

El sorprendente caso de Genie: La niña salvaje.



(Este es un video que nos enseñaron ayer en una clase de psicología. Está dividido en seis partes y si queréis verlo desde You tube pinchad dos veces sobre el video. Trataré de hacer un resumen para aquellos que no quieran ver el documental, aunque lo recomiendo.)

Genie era una niña de doce años cuando la encontraron, encerrada por sus padres en una habitación de escasos metros cuadrados, con escasos muebles y con una silla con orinal donde la niña permanecía sentada la gran parte del día. La niña estuvo encerrada en la habitación desde su nacimiento, no conocía más mundo que esas cuatro paredes. Sorprendentemente cruel ¿no creen? Al ser descubierta la niña, su padre se pegó un tiro, su madre reconoció que ambas sufrían el abuso autoritario de su marido. Cuando encontraron a la pobre niña, no podía articular palabra y caminaba en una postura extraña. La niña parecía guiarse más por sentidos que como el tacto, que por la vista, al analizar los objetos que se le daban, tal vez por la falta de luz de la habitación. Tras sacarla de ese entorno hostil, los médicos y psicólogos de la época se pusieron a investigar con ella. Para tratar de resolver sus dudas sobre si el lenguaje puede aprenderse después de alcanzar la adolescencia. El caso es que, a mi parecer, tantos experimentos y pruebas no hicieron más que marear a la pobre Genie. Uno de los descubrimientos que hicieron es que al parecer la sensibilidad a la temperatura es aprendida, la aprendemos de nuestro entorno, pues tanto Genie como Victor (otro niño salvaje que sale en el documental) no parecían percibir la temperatura del mismo modo que el resto de personas. De todo el documental lo que más me llamo la atención, a parte del hecho de que los investigadores parecían más preocupados en descubrir cosas que en la propia salud de la niña, es una anécdota de Genie. Un día paseando se fijó en un trenecito de juguete que tenía otro niño. El niño al verla, le regaló el trenecito sin que ella articulase palabra alguna. Muchos de los investigadores que tuvo se percataron de que Genie gesticulaba muchísimo.

Yo ahora me pregunto ¿Cabe la remota posibilidad de que Genie aplicase la bipolaridad ante años de represión lingüística? ¿Cabe la posibilidad de que tras años en silencio ella se decantase por otro tipo de lenguaje? ¿Cabe la posibilidad de que nosotros seamos los que nos comuniquemos con un lenguaje imperfecto? ¿Cabe la posibilidad de que solo los niños lograsen entender a Genie, pues solo ellos carecen de ese lenguaje que nosotros hemos adquirido? Tal vez una explicación más lógica al hecho de que el niño le diese el trenecito, sea el hecho de ser una respuesta innata en el ser humano, una respuesta de supervivencia. Tal vez el niño solo fuese movido por ese afán de proteger y dar cuidado a un miembro enfermo de su especie. Eso es muy humano por su parte, en cambio ¿Podríamos decir lo mismo de los investigadores, expertos en lenguaje y con un dominio de este superior a la media? Creo que no, ellos demostraron estar más interesados en encontrar soluciones que en el bienestar de Genie, parecían estar más interesados en solucionar el qué, el cómo, el porqué, el cuando, parecían ser esclavos de un lenguaje que les exigía respuestas. ¿Quien es más humano? ¿Quien está más retrasado? Esto me lleva a pensar, muy a mi pesar, que el lenguaje nos ha vuelto cínicos. Ese afán por conocerlo todo, por encontrar respuesta a todo, ese afán fue el que nos llevo a intentar ser pseudo-dioses, intentar encontrar respuestas nos está haciendo menos humanos. Un claro ejemplo de cómo el lenguaje nos vuelve cínicos... Escondemos los sentimientos tras símbolos (palabras), restándoles valor a estos. "Mira, esa niña está triste" no es lo mismo que ver la tristeza en los ojos de la niña y sentir lo que ella siente, pues es más fácil medir el grado de tristeza a través de los gestos que de las palabras. Evidentemente no es mi intención destruir el lenguaje ¿Qué sería de este blog si hiciese eso? Pero sí es conveniente recordar que existe otro tipo de lenguajes, lenguajes que sirven para comunicarnos con el interior de las personas. Se podría decir que el lenguaje oral o escrito va directo a los pensamientos e ideas, pues fue creado para entender esos pensamientos e ideas, y el lenguaje corporal va directo a los sentimientos y la empatía, pues fue creado para eso. Volviendo al tema de la bipolaridad, encontramos aquí dos lenguajes que parecen estar en contraposición en la dualidad Emoción-Pensamiento. Tal vez sea hora de aprender a danzar por esta dualidad y no estancarse en un solo lenguaje aprovechando así al máximo ambos recursos que nos ofrece la bipolaridad de la vida...

1 comentario:

L . dijo...

Mientras unos ven a esta niña como una cobaya, otros sólo ven una injusticia que ha roto la infancia y la vida de una persona. Supongo que es cuestión de personas, no más.
Por otro lado, es el entorno lo que te incita a comunicarte de una u otra manera. Y no sé, creo que no es que nuestro lenguaje sea el imperfecto, sino que algunos, lo utilizamos de manera imperfecta, digamos que por culpa del lenguaje la empatía decae. Si a muchos no les dices "Mira, esta niña está triste" no saben verlo, es algo triste que va más allá que el lenguaje.
En fin, cuidate.